Una ruta por el Círculo Dorado: de Reikiavík a Gulfoss

Islandia es un país maravilloso por el que parece que no pasa el tiempo. Alejado de la vertiginosa vida del centro de Europa, la vida allí es tranquila resulta plenamente armoniosa con la naturaleza que lo rodea. Solo muy de vez en cuando, en el momento en que uno de los volcanes que viven en sus tierras decide despertar, oímos repetidamente su nombre en las noticias. Como ocurrió con el Eyjafjallajökull en 2010, que colapsó durante varios días la circulación aérea de media Europa. O, más recientemente, por las múltiples escenas que se graban de Juego de Tronos en tierras de Islandia.

A pesar de la belleza de las imágenes que nos llegan, Islandia es un país tan bonito como salvaje. Seguramente en ese hecho reside su atractivo. Por eso, siempre es recomendable seguir una serie de consejos para viajar a Islandia que nos recomienden viajeros expertos, y evitar así más de una sorpresa por el camino.

Por eso, y por muchas otras razones, una ruta por el litoral islandés a través de la carretera de circunvalación se puede convertir en una experiencia inolvidable. Una de las excursiones más recomendadas es la que va desde Reikiavík, la capital, hasta el conocido como Círculo Dorado.

De ruta por Reikiavík y el Círculo Dorado

Existen muchas compañías que realizan la ruta a lo largo de este tramo, aunque se puede hacer por cuenta propia si alquilamos un coche. El Círculo Dorado se compone de tres maravillosos enclaves de la zona sur de Islandia: el Parque Nacional de Thingvellir, Geysir y Gulfoss.

–          Parque Nacional de Thingvellir: la road 1 o carretera de circunvalación recorre toda la costa de Islandia y nos conduce fácilmente hacia lugares tan fascinantes como Thingvellir. Aquí se encuentra la falla que separa los continentes de Eurasia y América, y se puede observar a simple vista por el enorme muro de piedra que atraviesa parte del parque. Hasta es posible caminar por en medio de los dos bloques continentales por un paseo que nos conduce hasta Silfra, un lago donde realizar buceo extremo. También en Thingvellir se fundó el parlamento más antiguo del mundo, allá por el año 930dC.

–          Geysir: este es un pueblo pequeño con una característica única. Está rodeado de columnas de vapor de agua que emanan del mismo centro de la Tierra. Es aquí donde se pueden ver los famosos géiseres, que explotan cada pocos minutos y una columna enorme de agua sube hasta el cielo de forma repentina.

–          Gulfoss: es el último enclave que conforma el Círculo Dorado y, también, la joya del mismo. También conocida como Catarata Dorada, tiene una altura de 35 metros, y se encuentra en mitad de un cañón forjado durante miles de años.

Si estás pensando en hacer una ruta por el sur de Islandia, no dudes en realizar esta excursión. ¡No te arrepentirás!