Viaje familiar a Israel

Después de poco más de un año desde mi regreso de la India, y teniendo MiVuelta totalmente abandonada, me dispongo a retomar mis ganas de escribir y con ello la ilusión de viajar y conocer mundo.

 

Este año ha tocado visitar Israel, en Semana Santa. Puede parecer una locura, y sí, lo es. Ha sido un viaje extraño precisamente por eso. Aunque también habremos visto cosas que en otra época del año sería imposible… como aglomeraciones de centenares de personas cristianas católicas esperando para salir en procesión con una cruz de 2 metros de altura porque otra procesión de cristianos ortodoxos están paseando su versión, vestidos de negro integral y con otras cruces más decoradas.

 

Las callejuelas estrechas, con recovecos y propensa a generar embudos no ayudan a que la masificación de personas fluya, aunque el trabajo de los militares israelís (equipados con metralletas enormes, granadas de verdad y todo tipo de armas que no verías en cualquier otra ciudad civilizada) es alucinante. En un momento montan y desmontan vallas metálicas para redistribuir la congestión en la ciudad vieja. Tan pronto te cierran el acceso a una zona porque se les pone entre ceja y ceja, como te abren el acceso a una calle que casualmente da al mismo sitio al que querías acceder. No parece que tenga mucho sentido el orden programado pero puede que ellos sepan lo que hacen, o no!

 

Es muy llamativo ver como miles de personas hacen cola para entrar en el Santo Sepulcro un Sábado Santo, mientras a poco más de 500 metros los judíos rezan con sus libros la Torá durante su Pésaj (su pascua judía) cuando es su día sagrado, el sábado (shabat); en el que no pueden realizar ninguna actividad que les requiera un esfuerzo.

 

Todos conviven tranquilamente, con mucho respeto y acatando las normas que sus religiones les han marcado, a pesar de que a mi modo ver, es bastante injusto que el Estado pague una cantidad de dinero mensual a las familias de los judíos ultra ortodoxos para conservar esta religión sin que se extinga y sin más obligaciones por parte de los rabinos que estudiar la Torah mientras se espera al “Mesías”. De ahí que su cometido sea tener cuantos más hijos, mejor. Llegando a tener entre 7 y 12 hijos todos vestidos igual y correlativos con un año de edad entre cada uno de ellos. Mientras el papel de la mujer es única y exclusivamente tener hijos. Es fácil reconocerlos judíos por sus kipás negras o sus sombreros de terciopelo, que llevan los ultra ortodoxos, los Shtreimel.

 

De los musulmanes, que tienen su territorio en la ciudad antigua dentro de las murallas en la parte noreste, también se puede decir que tienen sus cosas. El machismo está presente, se puede comprobar en las tiendecitas de los callejones repletas de mujeres vestidas con sus velos e incluso algunas con los burkas haciendo sus compras, mientras que los hombres están tomando té en otra calle apartada llena de teterías.

 

Una de las cosas que hay que hacer en Jerusalén es perderse por las callejuelas que conforman la ciudad antigua, rodeada por las murallas y de acceso limitado por varias puertas, cada una de ellas de acceso exclusivo para una religión determinada. Y ahí es donde llama la atención que puedan vivir y respetarse, porque en menos de 0,9 km2, 4 barrios sin delimitar (excepto por la decoración de las tiendas recostadas en sus lados) conviven 4 grandes religiones,con sus diferentes divinidades, teniendo diferentes lugares sagrados desde los que un acontecimiento histórico y religioso marca cada hito de su religión. Así pues, para los cristianos el ya comentado Santo Sepulcro (en el que 6 tipos de cristianismo se cobijan bajo el mismo techo), el Muro de las Lamentaciones y el Monte del Templo para los judíos, desde donde rezan a diario los miles de judíos que habitan la ciudad; y los musulmanes, que tienen como lugar sagrado la Explanada de las Mezquitas, con su Mezquita Al-Aqsa y su Cúpula de la Roca.

a

Vale de religión por ahora! Qué si, Jerusalén es la ciudad de religiones por excelencia, pero Israel tiene otras cosas, que me las dejo para otro post!