Intercambio de casas

 

Para empezar con la categoría del blog, Intercambio de casa, voy a relatar el inicio de nuestra etapa en intercambiar nuestra casa para las vacaciones de verano.
Existen varias empresas dedicadas a ello, la que nosotros usamos fue Intervac.
Allá por 1998, cuando todavía el auge de Internet no había llegado, eran necesarios para hacer de intermediarios, para facilitar el contacto y enviar a casa un catálogo con todas las casas que estaban disponibles.
Todavía los trámites no se hacían por mail y no tenías un catálogo online con el que todo fuera mucho más sencillo.

Ese año señalamos unas cuantas casas en diferentes destinos a las que nos gustaría ir, siempre y cuando coincidiéramos en fechas y tipo de familia.
Porque en eso consiste el intercambio de casa. Habitas las casa de los que en ese momento van a habitar la tuya. El intercambio de llaves se realiza a través de amigos o incluso la misma familia si coincide que uno llega antes de que se haya marchado el otro.

Dejas todo en su sitio. La casa está para entrar a vivir, como tú la usarías si estuvieras viviendo en ella. Con todos sus cacharros, sus electrodomésticos y sus complementos. Si tienen mascotas o no lo puedes decidir como requisito a la hora de escoger la casa, en el mismo catálogo te viene esa información, y además puedes intercambiar coche.

Cuando llegaba la guía todo era expectación. Qué destino elegiríamos. Qué casa ocuparíamos. Tenías un abanico inmenso en esa guía. Era un tocho amarillo lleno de fotos de casas clasificadas como un atlas, por continentes, países y ciudades.
Recuerdo con 10 añitos como mi padre cogía el teléfono y llamaba en un inglés que a mi me sonaba a chino, y nos decía, decidido, este año nos vamos a Suecia.

Ése fue nuestro primer intercambio, que explicaré en un nuevo post!